jueves, octubre 20, 2005

Goliat

Hoy mi enorme jefe bajó a verme. Me encontró buscando un libro de Derecho Administrativo en un anaquel. Después del saludo de rigor, me preguntó por mis hijas. ¿porque son niñas ¿no? me dijo. Le dije que estaban bien, y que sí, que eran dos nenas. Me preguntó que si no iba a buscar al niño. Respondí que ya no, que una amiga mía tuvo cinco hermanas por buscar al varón. Me retrucó que a él sí le había salido, que luego de dos niñas, tuvo por fin un niño "ese chiquito que anduvo por aquí, su mamá me lo regaló, pero luego ella se fué, se quedó huérfano a los trece años. Yo me hice cargo y ahora tiene 23".
Esto me conmovió mucho, no saben cuánto. Claro que ví a su hijo, que parecía un tótem de más de dos metros. Siempre dije que era un desperdicio que lo pusieran en labores de oficina, que a ese Goliat había que ponerlo en una noria, o de herrero, qué se yo. Me conmoví porque mi jefe es muy tierno. Siempre es muy considerado en todo lo que se refiere a mis hijas, los dibujitos torcidos que llega a encontrar aquí, le sacan una súbita sonrisa. Digo, generalmente les gusto a los hombres de mayor edad, pero siempre me despiertan no más que ternura. Me ha jodido la depresión porque en otro momento, tras esa declaración de viudez lo hubiera mirado a los ojos y le hubiera dicho que lo sentía mucho, que debió ser difícil, que debe estar orgulloso ahora de su hijo, que su mujer lo estaría de ellos dos y de sus hijas.
Pero no lo hice. Deglutí y seguí viendo los libros, y le dije que pobrecito de su hijo, que debió padecer mucho. Y no más. Creo que tomé un libro cualquiera y salí al pasillo. Entregué el libro al abogado que lo esperaba y le comencé a hablar a mi jefe, Ballesteros se llama, de asuntos de trabajo.
Mientras iba a pie por mi hija mayor, pensé en lo mucho que he cambiado. En lo cariñosa que soy por escrito, y lo seca que me he vuelto en persona. Me he endurecido. Obdurat, decía Catulo. Qué porquería esto de ocultar sentimientos, si es lo más bello que uno tiene, lo mejor que puede dar y compartir. Si yo me he conjeturado tantas veces lo mucho que sufrirían mis hijas y mi esposo si yo falleciera. Con la pena que me iría yo. Una mamá sí es indispensable. Apenas hoy me colapsé porque leí en el periódico que bebés son prostituídos por sus madres. Que hay fotos de hombres chupando la vulva de bebitas de meses de edad. Que en una casa de Lamartine, en Polanco, se tienen alrededor de 20 infantes para su explotación sexual. Casi lloro al leer cosas de éstas. Y con ese colapso oí la confidencia de mi jefe. Ahora sé porque lo conmueve tanto verme con mis hijas. Hubiera querido decirle algo que le hiciera saber, que sentí compasión en el sentido de padecer con el otro. Internar lo que siente y piensa alguien más dentro de uno, no sólo de oídas. Decirle que lo percibí así, y que hubo un punto en que lo suyo tocó mi situación. Pero no sé porqué preferí quedarme con un nudo en la garganta.

Comments:
Que la boca se te haga chicharron, no digas que te mueres. Yo creo que hiciste bien, todavia no lo conoces bien, creo. Y es mejor guardar distancia.
 
hace un par de semanas encontre a una chica llorando desconsoladamente en un supermercado, solo pase de largo a su lado. 2 secciones despues, solo voltee a su direccion y arroje tremendo suspiro.
De veras nos estamos deshumanizando.
me la recordo tremendamente Wendy.
 
me la recordo... a la chica eh.

no se malinterprete, ya que en el post habla de madres.
 
Entiendo tu nudo en la garganta...a mí de sólo leerte se me hizo uno....
 
Tal vez no mediste lo bien que te puede hacer a ti y a tu jefe que se lo digas.
Solo dile que "te dejo pensando" y luego le dices lo que pensaste.
NO es tarde...

Me gusta mucho tu blog.

Saludos!

W
 
Painful
 
gulp!
 
HOLA NIÑA, FIJATE QUE YA LLEVO ALGUN TIEMPO LEYENDOTE Y ME GUSTA MUCHO COMO ESCRIBES, TIENES UN DON DE TRANSMITIR IMPRESIONANTE ADEMÁS MUCHAS DE LAS COSAS QUE NOS CUENTAS ME RELAJAN Y ME HACEN PENSAR MUCHO, TE ME HACES UNA PERSONA MUY SENSIBLE Y CON UNA VIBRA SUPER PADRE.
 
Wen,
Antes que nada, sorry por estar tan alejada de tu blog. He tratado de estar al tanto, y aunque no comento, te sigo leyendo.
Por otro lado, muchas veces el entorno nos hace amargados y nos endurece, pero en el fondo seguimos siendo los mismos. Contigo la prueba es que cosas que pudieran parecer de todos los dias te conmueven y te hacen recordar que eres afortunada por tener a tu familia.
Recibe un abrazo fuerte fuerte.
 
Y es que en ocasiones no es facil creer que nuestro jefe tiene corazon, verdad? mmmm intenta retomar la charla... si te nace, si no, mal intento... te envio un abrazo...
 
Yo tampoco se, Wendy, ante esas cosas me dan ganas de esconderme. Aunque te comparto algo: una vez lei algo sobre los ninios de la calle y lo que les pasa con tanto loco suelto. Eso le ha dado otra perspectiva a mi vida, y otro fin.
Te quiero mucho.
 
Yo como soy un hijo de la chigada y ya no tengo remedio debería de morir para no seguir contaminando al mundo con mi indiferencia
 
Pues wendy, yo veo a mi esposa que tan bien trabaja, cuida al Diego y cuida de mi tambien, y te puedo decir que eres igual de indispensable para tu esposo como mi mujer para mi. buen post

P.D. Bella faz de principe vikingo??jajajajaja, no manches.

Saludos
 
Este blog es el pedo
 
Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?